Especulacion financiera: La función del especulador es tan importante que si no existiese habría que invertarla

Ayer estuve presente en una pequeña discusión acerca de la figura del especulador. En el momento no intervine porque me daba pereza y preferí escuchar los argumentos de quienes opinaban que son los especuladores los responsables de la crisis actual (preferentemente inmobiliarios, claro) en la que nos encontramos.

Allá cada cual con sus pensamientos. Los míos me hicieron recordar un par de textos que leí y que, en resumen, reflejan lo que yo pienso al respecto:

¿Quién es ese personaje perverso llamado especulador? ¿Acaso un hombre cruel que se aprovecha de nuestras necesidades? Antiguamente eran los responsables de todos los males: escasez, miseria… Hoy, como explica Henry Lepage, “se les acusa de falta de civismo cuando colocan el capital financiero del país al abrigo de las contraproducentes acciones económicas que cometen nuestros gobernantes”... Si intentamos ser objetivos, veremos que son personajes indispensables en nuestra economía:

El “especulador” es un personaje odiado que parece que se aprovecha de las desgracias ajenas, pero su labor es esencial en la economía. Hace que las cosas suban o bajen de precio segun lo que mas convenga.

Además, puede que el señor (o señora) especulador presuponga un periodo de abundancia y venda lo que había acumulado (que supone un coste de almacenamiento, por cierto) haciendo que bajen los precios mientras que él pierde dinero si se equivocó en su predicción y lo que viene es una época de escasez. Y como el mercado no respeta ningún privilegio, se tiende a expulsar a quienes no saben anticiparse a las necesidades colectivas.

Es preferible que sean actores privados, y no los burócratas (políticos), quienes se dediquen a especular porque, por lo menos, los primeros arriesgan su dinero y los otros, cuando se equivocan, nos arruinan a los demás.

En mercados de materias primas, el especulador se sitúa entre el productor o agricultor, y el industrial que necesita tales productos, y asume el riesgo de la fluctuación de precios que ambos no están dispuestos a correr. De hecho, en los mercados en los que su presencia es poco activa se buscan fórmulas para fomentar su actuación.

Si bien el término “especulador” se utiliza generalmente de forma despectiva, cuando hace referencia a la operativa bursátil pierde gran parte de su significado.

Cuando se actúa en un mercado organizado, en el que la formación de precios es pública y sometida a la oferta y demanda, cualquier inversión tiene connotaciones especulativas; le pese a quien le pese.

El especulador está poniendo su capital a disposición de la economía. Su función es la de comprar y vender en un mercado libre con objeto de aprovechar las fluctuaciones de los precios.

La razón de fondo es la de dinamizar ya que están dando liquidez al mercado. Liquidez de la que se pretende aprovechar, por supuesto, nadie pretende perder dinero si no todo lo contrario.

La función del especulador es tan importante que si no existiese habría que invertarla

La especulación es, para mí, un deporte intelectual altamente rentable.

Ultimas noticias ↔

Contenido creativo ↔

Entretenimiento ↔


Somos un medio digital de noticias y entretenimiento :)

Aquí encontrarás contenidos llenos de creatividad. Historias que inspiran, personas geniales, contenido positivo y las noticias que deberían ser vistas